el lado m

Fernanda Urrejola

Categoría: el lado m Fecha de publicación Escrito por M. Eugenia Maluk Visto: 1367

imageel lado m

"Sé que más adelante voy a ser mamá"

Más recuperada de la pérdida de su hijo de dos meses de gestación, la actriz enfrenta uno de los roles más difíciles de su carrera en Chilevisión, con mucha piel y sensualidad. Y aunque descarta matrimonio en el corto plazo, dice sentirse más enamorada que nunca de Stephano Benaglia, su novio italiano.

Convertida en la Vamp de Mujeres de Lujo, la nueva apuesta nocturna de Chilevisión, Fernanda Urrejola a sus 27 años respira sensualidad por todas partes. Es Esmeralda, una atormentada madame de un burdel VIP de Santiago, en busca de un hijo perdido y víctima de los embates del desamor.

Reconoce que bajó al menos cuatro kilos, que tomó clases de pooldance y que esculpió su figura a pulso de ejercicios con la ayuda de un personal trainer. “Acepté este personaje sabiendo que uno corre el riesgo de que te encasillen”, dice como una forma de defender su rol protagónico en une teleserie que se abre al mundo de la prostitución, con desnudos y sin pudores de por medio.

No es la primera vez. En “Amor por Accidente”, de TVN, tuvo que mostrar partes de su cuerpo como bailarina de un topless.

“Siento que mi personaje es uno más. Así como en Floribella me puse frenillos para encarnar una nerd poco agraciada, hoy no me complica salir ligera de ropa… Ante todo soy actriz y me encanta mi pega”.

Con grabaciones de sol a sol, mientras peinan su aleonada cabellera en Chilefilms, la Feña –como le dicen casi en todas partes- parece ir superando los miedos. Despojándose por completo en la conversación, atrás quedan sus mediáticos romances con figuras como Benjamín Vicuña o Fernando Lasalvia. Porque ahora está de nuevo en pareja y concentrada en lo que más le gusta: la actuación. De frente, a cara lavada, como si los prejuicios no existieran.

- ¿Tienes pudores con tu cuerpo?
- Como todas las personas… Debo reconocer que me pongo súper nerviosa en las escenas donde hay que mostrar un poco más. Pero en la vida normal soy mucho más pudorosa que actuando.

- Además estás expuesta a fuertes escenas eróticas.
- Mi personaje es el de una prostituta. Obviamente hay escenas de riesgo en ese sentido. Pero no es para tanto. No hay ni desnudos ni sexo explícito, aunque sí hago escenas muy sensuales y de mucha piel.

- ¿Cómo preparaste el rol de madame?
- De diferentes maneras. Nos entrevistamos con Fiorella dos veces y también con una prostituta. Además, revisé referentes de novelas y películas. Pero lo que más me interesaba de mi personaje era el trauma. La parte sicológica tuvo más preparación.

- ¿Crees que las escenas son principalmente para cautivar al público masculino?
- No. Pienso que es para todos. No es sólo una teleserie hot. Las mujeres se van a entretener mucho con los personajes porque, más allá de ser prostitutas o no, hay un tema de género. Es una teleserie súper femenina.

- ¿Imaginaste que arrasaría en sintonía?
- Siempre supe que era un buen producto. Pero estaba ávida por saber lo que podía llegar a opinar la gente…. Aún así me siento orgullosa de que el público nos privilegiara en sintonía.

- ¿Qué te atrajo de Esmeralda?
- Es un personaje súper complicado y arriesgado. Me pareció un desafío importante.

- No hay duda que es una producción más bien melodramática, muy cerca de los argumentos venezolanos o mexicanos…
- Sí. No hay que olvidar que las teleseries nacen de lo latino: en México y Venezuela están los grandes padres de este género. Pero siento que esta teleserie también es muy chilena.

- Se podría decir que es una versión más recatada que Infieles…
- Es absolutamente diferente y el canal desde el principio trató de marcar la diferencia.

“Soy muy golosa”

- ¿Cómo te preparaste físicamente para ejercer este rol?
- Al principio tuvimos clases de caño. Yo tengo habilidades para el baile y por suerte había hecho otro personaje antes… Entonces había entrenado un poco. Además, tuvimos un curso de diez días con Lennox, quien nos enseñó a caminar en las pasarelas.

- ¿Tuviste que someterte a una dieta muy estricta?
- Personalmente me tuve que preocupar, porque estaba muy relajada. Recuerdo que en Amor por Accidente tuve que hacer más régimen.

- ¿Es cierto que vives al filo del sobrepeso?
- Es que soy muy golosa y tengo mucha facilidad para engordar. Subo y bajo. Es un tema para mí. Dejar de comer es un suplicio. Me gusta disfrutar de la comida.

- ¿Cuáles son tus mayores placeres?
- Tengo debilidad por los dulces.

- ¿Te ejercitas a diario?
- Ahora no tengo tiempo para ir al gimnasio. Pero normalmente tengo un personal trainer.

- ¿Alguna intervención quirúrgica en tu cuerpo?
- No, por ahora.

La pérdida de su hijo fue un tema duro. Estaba en pleno período de grabaciones de la teleserie, en diciembre pasado, cuando tuvo que partir junto a su pareja Stephano Benaglia a la clínica Las Condes, donde confirmaron que el embarazo se había interrumpido. En esos mismos días se separaba Javiera Díaz de Valdés, otra de las actrices de la producción, del empresario Pablo Mackenna. Y una de las vestuaristas sufrió una caída mortal en el set. Poco antes, las grabaciones que daban la partida a la historia en Barcelona se fueron al tacho de la basura y el director a cargo, más un actor, fueron despedidos. Un inicio trágico para la primera teleserie nocturna de Chilevisión, cuyo lanzamiento en el Hotel Ritz tuvo que ser suspendido. Frente a la adversidad, su pareja fue un apoyo incondicional.

- Sabemos que ya conociste a los padres de Stephano en Milán, ¿hay posibilidades de que suenen las campanas nupciales?
- Por ahora no. Estamos súper bien con lo que vivimos. No necesitamos matrimonio por ahora. Está todo bien.

- ¿Te agrada que Stephano no sea un hombre mediático, al contrario de Vicuña y Lasalvia?
- Sí… Me gusta que no tenga nada que ver con el mundo de la televisión ni de la farándula. La verdad es que hay muchas cosas que me encantan de Stephano. Pero siento que están reservadas y que se quedan conmigo.

- ¿Estabas muy ansiosa por ser madre?
- Era un deseo que he tenido toda la vida. Pero la ansiedad ya no está. He leído que el 60 por ciento de las mujeres pierde el primer hijo y además todavía no estaba dentro de los tres primeros meses, que es el momento en que se supera el riesgo… Pero no importa. Sé que más adelante voy a ser mamá, sé que viene y tengo ganas.

- Cómo saliste adelante…
- Todavía hay un poco de dolor, pero a muchas mujeres les pasa. Por suerte me hice los exámenes y no tengo problemas para tener hijos. La naturaleza es sabia y sabe por qué hace las cosas.m

Yo Fernanda Fernanda Urrejola ¿Copa?
Vino tinto.

¿Plato preferido?
Me gusta todo, aunque ahora estoy adicta al pescado.

¿Vanidosa o sencilla?
Depende. En el diario más sencilla, cuando se trata de pega o algún evento vanidosa.

¿Secreto de belleza?
Aparte de obligarme a hacer ejercicio y comer sano, me limpio la cara en la mañana y en la noche.

¿El momento más feliz?
He tenido miles. Se me vienen muchos a la cabeza.

¿El más triste?
Este año la pérdida de mi hijo.

¿Fin de semana ideal?
Campo o playa.

¿Deporte?
Natación.
eRes

Recomendamos

ad ad